Perú aspira a convertirse en miembro de la OCDE, el denominado club de los países desarrollados, para el 2021, fecha en que se cumplen 200 años de nuestra independencia.

(AFP).- La corrupción, pobreza y mal funcionamiento de la justicia dificultan la adhesión del Perú a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), dijo el jefe de su División de Gobernanza, Martin Forst.

“Pienso que la corrupción es un verdadero problema, tanto por los peruanos como para acercarse a la OCDE”, consideró Forst, en entrevista con la AFP tras finalizar el jueves una misión en Lima.

Perú aspira a convertirse en miembro de la OCDE, el denominado club de los países desarrollados, para el 2021, fecha en que se cumplen 200 años de la creación como república. Pero aún le falta sortear varios escollos.

“En el Perú, todo el sector de la justicia no está funcionando bien, es un área que necesita muchas reformas”, agregó Forst.

Aunque aclaró que su informe estará centrado en el trabajo del Poder Ejecutivo. Mientras tanto, se están trabajando en las áreas de integridad, compras públicas, políticas regulatorias y desarrollo económico y social.

Explicó que el país aún no ha empezado a trabajar con la OCDE en la reforma del sector judicial, pero sería necesario en el largo plazo, porque en la hoja de ruta para la OCDE es vinculante que las instituciones judiciales sean efectivas.

El gobierno peruano declaró esta semana de interés nacional las acciones para el ingreso del Perú en la OCDE, organización de 34 países donde figuran Estados Unidos, Francia y Suiza, además de dos latinos: México y Chile.

En coordinación con la OCDE ha iniciado un “Programa País”, para analizar las brechas y recomendaciones que debe superar para conseguir su objetivo. La gestión del mandatario Ollanta Humala aspira a que la pretensión se convierta en un objetivo del Estado y que continúe con su sucesor.

En el Perú la pobreza extrema cayó a 4.3% aunque se encuentra aún por encima del 3% que señala el Banco Mundial como el nivel en que se considera como erradicada.

En tanto, la pobreza en Perú retrocedió a 22.7% en el 2014, de la mano de los programas sociales estatales, aunque la reducción ocurrió a un ritmo menor que en el año previo, en medio de una desaceleración económica global.

Forst le hizo algunas recomendaciones al presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, sobre la labor del Poder Ejecutivo.

“Sería importante fortalecer el centro de gobierno. Hay una administración que tiene que traducir las ideas del presidente en actos administrativos, en programas públicos que funcionen. Ahora no hay articulación entre las políticas sectoriales, hay falta de coordinación, debilidad de formulación”, detalló.

“Una de nuestras recomendaciones es fortalecer institucionalmente el centro de gobierno. En Perú, tiene que ser la presidencia del Consejo de Ministros. Es claro que el Ministerio de Economía tiene un papel enorme, pero para lograr los cambios de futuro, necesita que esos dos centros sean fuertes”, precisó.

FUENTE: Gestión (19/12/2015)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page