A las personas que expresan sobre las cosas negativas que pasan en el mundo se les llaman pesimistas o catastrofistas. Porque se cree que este tipo de personas siempre están magnificando los sucesos. Entretanto, cada año nuevo un sector de las personas creen que el año nuevo que llega será maravilloso. En ese sentido, hablando desde el punto de vista de desarrollo humano, ¿se puede confiar en  los científicos o en los gobiernos para solucionar los problemas de salud, la destrucción de la industria sobre la naturaleza, las catástrofes naturales y otros? Ya que estos elementos son básicos para la sobrevivencia humana.

Para ilustrar, la BBC de Londres afirma que “hay una crisis global de agua potable” en el mundo (07/07/2017).  Aunque este mismo medio afirma “que el 70%  de la superficie de la Tierra está cubierto de agua (mar)”, el 97,5% de esta agua no se puede consumir. Y afirman que las fuentes de las aguas dulces del mundo, haciendo mención a los estudios realizados por la NASA,  están desapareciendo rápidamente.

La población mundial, sin embargo, crece día a día y el agua (elemento vital) para el consumo humano va mermando constantemente. Por estas razones, algunos intelectuales vaticinan guerras por agua en un futuro cercano en todo el mundo. En esta ilustración solamente nos hemos referido al problema de agua, la humanidad necesita también de otros recursos materiales e inmateriales; como dijo Jesucristo “no de pan solamente debe vivir el hombre” (Mateo 4:4).

El papel de la cultura, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), es vital para el desarrollo sostenible. Según la Real Academia Española, la cultura es un “conjunto de modos de vida y costumbres… culto religioso”. Otros textos distinguen dos elementos importantes en el concepto de la cultura: lo espiritual y lo material. Cuando se refieren a “lo espiritual” están expresando los valores morales, los sentimientos y pensamientos que conforman las actitudes y comportamientos de las sociedades.

Probablemente el mayor problema del mundo está en el comportamiento de un sector de la población contra la naturaleza o en los conflictos intrasociales cada vez más sangrientos. Por estas razones, algunos medios de comunicación afirman que “el hombre acabará con el mundo”, quizá le parezca catastrofista. Pero la realidad de muchas cosas que se informan en los medios, quizás usted lo está viviendo o lo está viendo.

En este momento crítico de la humanidad, quizá como nunca antes urge en poner en marcha los valores inmateriales para salvarse de una catástrofe inminente como dicen muchos científicos. Es decir, que este año nuevo sea de retos no del progreso economicista sino de la transformación del espíritu humano partiendo de lo individual.  Y salir del consumismo materialista.

POR: Bartolomé Mamani Humpiri