En Perú al maíz tostado -que aún hoy en día se sirve en los restaurantes como aperitivo- se conoce como “cancha”. Pues bien, hace más de 6.000 años era parte de la dieta de los habitantes de la costa del país.

El Museo Nacional Smithsonian de Washington reveló esta semana un estudio según el cual los peruanos de hace 6.700 años ya comían esta variedad de palomitas de maíz y también la harina de este grano. Esto es 1.000 años antes de lo que se creía hasta ahora.

Gracias a esta investigación, cuyos resultados fueron difundidos por la agencia EFE, trascendió que las mazorcas -llamadas choclos en Perú- más antiguas, de entre 6.700 y 3.000 años, fueron halladas en las localidades de Paredones y Huaca Prieta, en la árida costa norte del país, por expertos estadounidenses y peruanos.

Las características de las mazorcas, las primeras descubiertas en Sudamérica, indican que sus habitantes comían maíz de varias maneras, incluyendo las palomitas y harina de maíz, aunque todavía no era parte importante de su dieta, cosa que ocurrió posteriormente y se mantienen hasta la actualidad.

El grupo de investigadores, dirigido por el estadounidense Tom Dillehay de la Universidad de Vanderbilt y el peruano Duccio Bonavia de la Academia Nacional de Historia de Perú, descubrieron también microfósiles de maíz con granos de almidón y fitolitos.

“El maíz fue cultivado por primera vez en México hace cerca de 9.000 años a partir de una hierba salvaje llamada teosinte,” explicó a EFE Dolores Piperno, del Museo Smithsonian de Ciencias Naturales y coautora del estudio.

“Nuestros resultados muestran que sólo unos pocos miles de años más tarde llegó el maíz a América del Sur, donde comenzó su evolución en las diferentes variedades que son comunes en la región andina”, añadió.

Es posible incluso que se cultivara antes de que se comenzaran a producir objetos de cerámica, tan apreciados por arqueólogos en el mundo entero.

Comprender las transformaciones de las características de las mazorcas y los granos de los cientos de tipos de maíz que se conocen hoy en día, así como dónde y cuándo se desarrollaron, es todo un reto debido a su mal estado de conservación en los bosques húmedos tropicales entre América Central y del Sur, las rutas principales por donde se expandió.

Lo cierto es que una vez que los antiguos peruanos comenzaron a comer cancha, la costumbre se mantuvo a lo largo de los siglos y se sigue disfrutando en cualquier restaurante peruano que se respete, tanto en Perú como en otros países.

Incluso, dado que se sirve muy salado, es motivo de anuncios comerciales de bebidas refrescantes, con o sin alcohol. Casi un pretexto para beber una gaseosa o una cerveza.

FUENTE: BBC (19/01/2017)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page