El Perú siguesiendo dependiente de las exportaciones de minerales para sufragar los gastos del aparato estatal como en la época colonial. Por tanto, la explotación minera sigue generando una serie de conflictos sociales como consecuencia muertes humanas. En ese sentido, la cajamarquina Máxima Acuña se ha convertido en un símbolo de la resistencia a los proyectos mineros auspiciados por el Estado Peruano, que ha merecido la premiación por la Fundación Ambiental Goldman de Estados Unidos.

El premio Goldman reconoce cada año a ambientalistas  por logros en la protección del ambiente y a las comunidades; y este año (2016) la peruana Máxima Acuña es una de las seis galardonados procedentes de varios países (Tanzania, Camboya, Eslovaquia, Puerto Rico y Estados Unidos), considerados héroes del medio ambiente del mundo.

Máxima es una de las tantas cajamarquinas y peruanos que vienen resistiendo a los proyectos mineros. En el caso de Acuña, quien desde 2011 se enfrenta a la Empresa Minera Yanacocha, porque la Empresa Minera quiere apropiarse de sus terrenos con el poder del Estado Peruano. En ese sentido, la compañía minera al reconocer como su propiedad el terreno que ocupa la agricultura denunció penalmente a Máxima por usurpación en el Poder Judicial.

Además, la Empresa Minera Yanacocha para azuzar y reprimir a la familia de Máxima Acuna cuenta con el apoyo de los efectivos de la Policía Nacional.

Lamentablemente en la mentalidad colonial peruana, el progreso del Perú depende de la explotación de recursos mineros y no del desarrollo del progreso cognitivo. Para la gente que tiene esa mentalidad, Máxima es una “india” egoísta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page