cereales-y-frutasLa sangre está compuesta de varios elementos: plaquetas, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plasma. Cada uno de estos elementos tiene un papel importante
en la funcionalidad de nuestro cuerpo. En esta ocasión explicaremos del papel de las plaquetas en nuestro organismo.

Se sabe que las plaquetas son células más pequeñas que nacen en la médula ósea (tejido blando y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos), circulan en la sangre y la función principal que tienen estas células (plaquetas) es formar coágulos  cuando se rompe algún vaso sanguíneo o se hieren sus paredes (las plaquetas son las encargadas de repararlas). Es decir, cuando sufrimos cualquier corte en la piel inmediatamente sangramos, las plaquetas se encargan de detener el sangrado.

Sin embargo, las enfermedades plaquetarias se deben a demasiadas o muy pocas plaquetas o las plaquetas que no funcionan bien (pueden ser hereditarios o adquiridos). Según los textos, el volumen alto de plaquetas hace que la sangre tenga mayor tendencia a coagular y producir coágulos en el interior de un vaso sanguíneo  provocando problemas cardiovasculares. O también puede producir una trombocitosis, donde los sangrados son un síntoma frecuente: dolor de cabeza, sangrados en la piel y encías, sangrado por la nariz, etcétera.

En cuanto al bajo nivel de plaquetas, las causas son variadas: enfermedades (cáncer,  cirrosis, dengue, leucemia, etc.), deficiencia de vitamina K, deficiencia de vitamina B12 y otros. Entonces, cuando la cantidad de plaqueta disminuye se produce el sangrado interno o externo (moretones). Uno de los primeros síntomas de las plaquetas bajas es el cansancio y pérdida de apetito. Además, aparecen erupciones en la piel, y en los casos más graves comienzan presentarse en el cuerpo hematomas, sangrados nasales, etcétera.

La clave para mantener la cantidad apropiada de las plaquetas, según los nutricionistas, está en el consumo de una variedad de alimentos naturales frescos para que puedan  nutrir a nuestro organismo con proteínas, vitaminas y minerales.

Las verduras con contenido alto de vitaminas son: zanahoria, espinaca, pimentón rojo, brócoli, ajo, remolacha, apio y otros.

Las frutas que contienen las vitaminas C y K son los ideales para aumentar las plaquetas: camucamu, limón, fresa, kiwi, guayaba y otras.

Alimentos ricos en proteínas también contribuyen en la formación de plaquetas: pescado, pollo y otros; además, estos productos son los únicos que contienen la vitamina B12.

Y los frutos secos (nueces, almendras, maní y otros) son alimentos que contienen vitaminas, minerales, proteínas, etcétera, que también son importantes en la formación de las plaquetas de la sangre.

Los artículos que presentamos en la presente página tienen la finalidad de orientar a los lectores sobre la salud humana, por tanto, no son recetas médicas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page